Una conexión natural con Palmaïa

Las pequeñas cosas hacen que la vida sea especial. Esto se nota especialmente cuando viajas y todo parece nuevo. Aunque resulte extraño, para viajar no hace falta trasladar el cuerpo a ningún lado, sucede otra cosa, algo que va más allá…

 

El estado de ánimo se logra mediante pensamientos, y estos están conectados a las emociones y sentimientos como a los olores y sonidos. Cuando viajas, obtienes estos estímulos a través de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Los cinco sentidos son tan poderosos que la cosa más pequeña y básica los pueden despertar. Y viajar está relacionado con un estado de ánimo que te transporta a un lugar donde sentirse positivo, contento o sencillamente aliviado a través de los sentidos.

 

Una diferencia básica entre las sensaciones y las emociones es que las primeras se experimentan de forma consciente, mientras que las segundas se manifiestan consciente o inconscientemente. Algunas personas pueden pasar años, o incluso toda la vida, sin entender lo más profundo de sus emociones. Desde mi punto de vista psicológico, los pensamientos, las sensaciones y las emociones no se pueden entender de forma separada ya que están unidas. Son parte de un proceso, y por eso es tan vital dejarlos salir para poder trabajar en ellos. Una de las mejores maneras de hacer esto es pasar tiempo en lugares con altos recursos energéticos o en espacios de energía positiva. Algo como conectar con la naturaleza..

 

Eso me lleva a un «regalo» que recibí el otro día. Gracias a la serie IG en vivo que compartió Palmaïa, puedes disfrutar de un merecido momento y conectar con la naturaleza mediante las imágenes y los sonidos de los alrededores del enclave.

 

Durante unos minutos me transporté virtualmente a través de la sesión en vivo a un rincón secreto donde había una poza . Allí escuché y vi el movimiento del agua, el cantar de los pájaros, la luz del amanecer y los colores armónicos que despertaron mi estado anímico y mental. Quería estar ahí, atravesar esa ventana y disfrutar de ese momento, de los beneficios del agua, el movimiento, el sonido… Esa experiencia me cambió el ánimo. Estaba llena de energía después de esos preciosos minutos, aun siendo virtuales… fue suficiente para mí. Algo pequeño tuvo un gran impacto en mí.

 

El Dr. Clare W. Graves en su teoría de la Dinámica Espiral afirma que los seres humanos logran un desarrollo personal a través del entorno que les rodea, junto con las herramientas necesarias para hacer frente a esas condiciones. Eso recibe el nombre de “eco-coaching”. Explora el vínculo entre el entorno natural y la conciencia mediante las fortalezas y las áreas de desarrollo.

 

Nos ayuda a entender que debemos tomar conciencia de las cosas positivas que nos rodean y potenciarlas, y estar agradecidos por ellas. Porque está comprobado que alejarnos del estrés diario y disfrutar de la naturaleza nos lleva a los beneficios inmediatos del bienestar.

 

Carolina Martín Decorpas

Psicóloga, Coach ejecutiva ACC. Apasionada por las personas

Categorías