Dedicatoria de Acción de Gracias

La siguiente dedicatoria fue compartida en su totalidad durante la Cena de Acción de Gracias en The House of AïA.

 

 

“¡Hola! Buenas noches a todos. Si. Bienvenidos.”

 

 

Por favor, démosle un fuerte aplauso a Joel, Divine 1 por su hermosa música.

 

 

Mi nombre es Andrea Quagliata y soy en parte responsable de la creatividad y la marca de este gran lugar.

 

 

He decidido compartir unas palabras con ustedes esta noche. Para celebrar Acción de Gracias.

 

 

He pasado tiempo meditando en esto hoy y escribí unas palabras, aunque tal vez también improvise un poco, como es bien sabido.

 

 

Antes de comenzar quisiera agradecer a nuestro anfitrión. El único e inigualable Alexander Ferri. Mi patrón, colega y amigo. Su visión es la razón por la cual estamos aquí, disfrutando de este lugar, su valentía de cara a la adversidad, su fe en otros. Todos estamos agradecidos. Si. Por favor, levanten sus copas y brindemos juntos por él en esta víspera de Acción de Gracias.

 

 

Aquí vamos…

 

 

Los ciclos de productividad, logros, estrés, competencia, y cualquier tarea humana debe comenzarse con intención.

 

 

Pero para aprovechar esa intención, primero se debe aplicar A-tención al espacio, algo que no podemos hacer primero sin gratitud.

 

 

Porque la gratitud limpia el aire. Deja entrar la luz. Llena la habitación de posibilidad y disipa el miedo.

 

 

Los antiguos maestros insisten en que cuando alcanzamos un estado de gracia, ya sea a través de la meditación, el trabajo de respiración, el arte concentrado o tal vez una forma de perfección atlética, todas nuestras células recuerdan los orígenes del universo.

 

 

Todas las células del cuerpo recuerdan la chispa original e inicial del universo.

 

 

Y la sonrisa aparece en el rostro de uno. La alegría del viaje de nuestra conciencia. Eso es lo que buscaban las tribus originales con sus bailes, tambores y música rítmica, y más tarde con sus violines, y posteriormente, aún con nuestros DJ's tecnológicamente empoderados, quienes tocan música simplemente moviendo sus manos.

 

 

Siempre hemos luchado y buscado nuestro origen.

 

 

Y el miedo nos aleja, temporalmente, porque ahora hemos encontrado nuestro regreso al camino. Hemos encontrado ese sentimiento de unidad, hemos encontrado el camino del servicio hacia los demás. Hemos encontrado la armonía en nuestra alimentación. El camino para dejar de ser depredadores de la naturaleza.

 

 

Y así aquí. Aquí, en este lugar… con sus valores.

 

 

Aquí hemos encontrado la oportunidad de crear y nutrir. Este es nuestro trabajo, el trabajo que nos hemos propuesto. Encontrar una mejor manera de ser.

 

 

Para servir.

 

 

Para crear música, dar clases de yoga, planear actividades verdaderamente desde el corazón para cada uno de nosotros aquí, para organizar y servir a otros. Para acompañarlos y encaminarlos.

 

 

Para acompañar a los niños. Respetuosamente. Siempre con respeto.

 

 

Ver cómo hemos avanzado en nuestra capacidad de atender, de prestar atención a nosotros mismos, en lo que somos, en lo que sentimos, en lo que queremos.

 

 

Y lo más maravilloso de todo lo que nos da la luz - la chispa, la fuente del viento- es nuestra intención.

 

 

Si nuestra atención es clara, nuestra intención es armónica. Si nuestra intención no está clara, los primeros en sufrir somos nosotros mismos.

 

 

Nos hacemos daño a nosotros mismos.

 

 

Si buscamos el exceso nos destruimos a nosotros mismos. Si buscamos dominar, nos destruimos a nosotros mismos.

 

 

Entonces, lo más importante es tener claro que cuando creamos lugares como este, con yoga, música, imágenes, niños - con su amor contagioso- creamos lugares celestiales en la tierra.

 

 

Como una semilla, esta intención es regada por esa luz original, por la energía sagrada del creador, hombre o mujer, o ninguno, o de uno y otro. Ambos. Como AïA.

 

 

En agradecimiento, a ese divino fertilizante de la atención con su resultante intención.

 

 

Así pues, pongamos nuestras propias intenciones en alto, para que puedan tocar las estrellas y llevarnos a todos a un lugar mejor, por la humanidad y por este maravilloso y majestuoso planeta tierra.

 

 

Estamos después de todo, todavía aquí.

 

 

Gracias y Feliz Día de Acción de Gracias a todos”.